Imágenes sonoras de  un inmenso proceso deconstructivo, geometrías rítmicas que nos evocan un desplome cultural y espiritual milenario. La redención fallida de una mentira oficial que  rasga sus propias paredes ante los bordes de la tolerancia cognitiva del ser actual.

De forma cuidadosa y disciplinada, como es de costumbre PROTOTIPO (cristalización artística de Roberto Fernández) nos entrega RDNTR(Redentor). EP 2018, el cual se encuentra influenciado conceptualmente en la inminente caída de la Iglesia Católica como estamento y pilar de fe del mundo occidental. Y que se ve expresado gráficamente en el arte de su portada; cuál collage absolutamente simbólico.

Para los que conocemos el trabajo realizado por PROTOTIPO a la fecha nos resulta sorpresivo el vuelco rítmico desarrollado en esta entrega; Acostumbrados a una cierta violencia; sonoridad ácida y velocidad apabullante de “Pequeños Ejercicios de  Supremacía Abstracta” (2017). No obstante se aprecia de forma contundente una capitalización de un lenguaje propio y reconocible  que mantiene los parámetros clásicos como el Glitch, Click N´Cuts & Paste, Intelligent y Abstract al servicio de un todo sin leyes ni estructuras concretas, donde se mezcla perfectamente lo análogo con lo digital.

RDNTR(Redentor) nos ofrece dos piezas denominadas LN1 y LN2 aludiendo  al vacío de la tercera conformación lineal que evoca una “Santísima Trinidad” inconclusa, llena de carencias y teológicamente de-construida.

Podemos aseverar que al comenzar a oír LN1, nos llenamos progresivamente de misterio; tal vez ese misterio indescifrable de la Fe; una Fe que convulsivamente se desploma y que se ve reflejada en el implacable avance de la razón; expresado en los matices rítmicos y sonoros que bajo una constante de aceleración vislumbra a una caída libre que  desemboca tácitamente en  LN2, pieza de menor longitud que marca una especie de “cierre – transición” con una  temática mayormente sostenida, pero que inevitablemente se configura como el remate de esta obra; y si vamos más allá lo podemos interpretar como un umbral de traspaso circular hacia LN1.

Un perfecto Uróboros de la “cuestión espiritual”.

Escrito por: Patrick Marnie